Field Days
ecuador 2022

¡Innovación para un agro rentable!

20 y 21 de mayo • online • gratis • en español

Innovación tecnológica y sostenible que genera valor y confianza para los negocios

Nau mai, haere mai, Welcome, Bienvenido

Nueva Zelandia es un acelerador de agrotecnología para el mundo. Su ecosistema de innovación, desarrollado con base en la tradición de respeto por la naturaleza, conecta a agricultores y técnicos con investigadores, organismos gubernamentales y empresas, dentro y fuera del país. Además, combina modelos de inversión que fomentan la colaboración entre diferentes segmentos e industrias ganaderos y agrícolas.

De ahí la probabilidad de encontrar en Nueva Zelandia la aplicación de cualquier sistema de producción imaginable, combinando tecnología avanzada y experiencia. Esta posición destacada, construida por un mestizaje cultural, dio origen a varios sistemas productivos agropecuarios comprometidos con el bienestar animal y la preservación del medio ambiente de manera amplia y permanente.

La industria de Nueva Zelandia también surgió y evolucionó bajo este concepto, lo que estimuló aún más el sector de investigación y desarrollo. No es casualidad que los productores rurales sean importantes agentes de innovación en el país y hoy alimentan a más de 40 millones de personas en todo el mundo.

Otro gran activo de Nueva Zelandia: es el país número uno del mundo en facilidad para hacer negocios, en gran parte debido a la sólida economía y porque el medio ambiente y la gente son altamente confiables.

Ganadería
lechera

Ganadería lechera

 

La producción lechera de Nueva Zelandia ocupa un lugar destacado en el escenario mundial. Este resultado comienza a construirse a partir de una fuerte vinculación de los productores con la tierra y los recursos naturales, que se extendió al ámbito técnico y científico.

El sector lácteo del país se ha caracterizado durante mucho tiempo por fomentar la investigación y la innovación, con sólidas inversiones en educación, genética y salud animal, producción de semillas, equipos agrícolas, sistemas de trazabilidad y tecnología de manejo de pastos. Uno de los beneficios de esta relación directa con la investigación es que Nueva Zelandia es el país con menor huella de carbono en la producción láctea, según un estudio encargado por Dairy New Zealand y realizado por AgResearch, que evaluó 18 países, entre ellos algunos de los mayores productores de leche del mundo.

Aunque pequeño, Nueva Zelandia tiene números expresivos en el comercio internacional de productos lácteos. Son más de 3,800 productos lácteos exportados al mes a más de 100 países. Solo en el caso de la mantequilla, los neozelandeses poseen casi la mitad del mercado mundial.

Modelo para el mundo
  • El hato lechero de Nueva Zelandia, conocido como “ganado kiwi”, tiene más de 6.2 millones de cabezas, con predominio de las razas Holstein y Jersey. La mejora genética garantiza una alta eficiencia para estos animales, con características muy particulares. Como la altura media, que reduce el consumo de alimentos, pero sin perjudicar la productividad.
  • A la vanguardia en el manejo de sistemas de producción alimentados con pasto, Nueva Zelandia se ha convertido en líder mundial en eficiencia y bajo costo en la conversión de pasto a proteína y en todo lo que involucra la actividad. Los neozelandeses construyeron sistemas de producción altamente competitivos y eficientes, basados ​​principalmente en el manejo de pastos con el uso de cercas eléctricas, además de otras técnicas como sistemas de riego y manejo de efluentes, control de producción de materia seca por hectárea. Este último incluso ha ampliado el uso de tecnologías aeroespaciales, con el uso de drones.
  • Los animales pastan durante todo el año bajo una cuidadosa planificación de la carga ganadera y la rotación, con programas de renovación de pastos, que implican la elección minuciosa de los cultivares más adecuados y la correcta aplicación de fertilizantes. Esta tecnología tiene un gran potencial de adaptación y puede ser aplicada en otros ambientes, en diferentes ubicaciones geográficas y condiciones climáticas, como ya se ha comprobado en América Latina, en países como Brasil, Chile, Ecuador, Colombia, Argentina y Uruguay.

 

Carne de
cordero

Carne de
cordero

 

Con casi 3.4 millones de bovinos de carne y más de 26.2 millones de ovinos, Nueva Zelandia se destaca en el agronegocio mundial en estas dos actividades por su productividad y altos estándares de calidad.

Este logro proviene de la combinación de selección genética basada en criterios económicos, técnicas de manejo avanzadas y manejo eficiente por parte de los productores. Todo ello basado en la producción de pastos con rebaños rastreados y controlados, lo que supone una gran ventaja comercial.

La apuesta por la diversidad de opciones de gestión tiene como objetivo el mejor rendimiento de los rebaños y la máxima rentabilidad para los ganaderos, sin renunciar a la eficiencia en la preservación del medio ambiente y velando por el bienestar de los rebaños. Tanto es así que Nueva Zelandia se ha convertido en un líder mundial en bienestar animal, según el Índice de Protección Animal de World Animal Protection.

La calidad de vida de los agricultores también es una prioridad en esta ecuación. La tecnología y los sistemas desarrollados en el país permiten a los productores ganar eficiencia en el campo al mismo tiempo que optimizan el uso de su tiempo, sus equipos y su capital, estimulando el avance de sus negocios.

 

Excelencia en producción y bienestar animal
  • Otro diferencial de la ganadería en Nueva Zelandia es que el desarrollo de la agrotecnología integra tradición e innovación, manteniendo un equilibrio entre el respeto por la tierra y soluciones innovadoras. Para que te hagas una idea, fueron los neozelandeses quienes, en el siglo XIX, iniciaron la exportación de carne congelada, cuando enviaban el producto al Reino Unido.

  • También crearon el sistema de cerco eléctrico para animales en pastoreo, una tecnología que ha generado resultados positivos para la ganadería de todo el mundo en términos de practicidad y efectividad. Especialmente en América Latina, donde la producción de carne de vacuno de pasto está tan extendida.

  • El patrón genético también es esencial para que Nueva Zelandia tenga tanta demanda en el mercado mundial de la carne. En el caso de las ovejas, la raza principal es la Romney, de doble propósito, pero el rebaño también está compuesto por las razas Perendale, Coopworth, Merino, Corredade y compuestas. En el ganado vacuno, casi la mitad de las matrices son Angus, y hay una parte considerable de vacas Hereford y hembras que resultan del cruce entre ambas. Los ganaderos neozelandeses también invierten en otros cruces, como la inseminación de vacas lecheras con semen de reproductoras Wagyu, para obtener carne con más marmoleo y valor agregado, en pastos.

Horticultura

Horticultura

 

La horticultura de Nueva Zelandia es otro sector que avanza con solidez gracias al compromiso de más de 6,000 productores con soluciones innovadoras, desarrolladas por la ciencia y la investigación.

El segmento ya cuenta con automatización, como la cosecha robótica y el monitoreo de la producción en invernaderos con Inteligencia de las Cosas (IoT), que conecta sensores en el ambiente al teléfono inteligente del productor. Los desarrollos tecnológicos han contribuido al crecimiento del 64% en la industria hortícola de Nueva Zelandia en los últimos diez años, hasta el punto de que actualmente emplea a unas 60,000 personas.

El sector en su conjunto representa casi 6,400 millones de dólares neozelandeses y asciende a alrededor de 4,200 millones de dólares neozelandeses con exportaciones a 130 países; los cinco principales mercados son Europa continental, Australia, Estados Unidos, China y Japón. Las papas y las cebollas se destacan entre las verduras.

Los agricultores de Nueva Zelandia pueden satisfacer a los consumidores más exigentes, ya sea en el mercado nacional o en todo el mundo, porque ofrecen alimentos de calidad con mucho sabor y producidos de manera ambientalmente sostenible.

El crecimiento de la actividad se estructura para interactuar de la mejor manera posible con los efectos del cambio climático y promover el uso eficiente de los recursos hídricos y del suelo. Esta condición es la que también asegura el valor agregado para la producción.

Todo esto sucede porque hay un movimiento colectivo, con la participación de la cadena productiva, representada por HortNZ, las asociaciones distritales, el sector de investigación y desarrollo -público y privado- y el gobierno, en todos los niveles. Esta integración garantiza que se tomen las mejores decisiones para el sector.

AgriTech

AgriTech

 

La innovación tecnológica es uno de los principales insumos para el desarrollo de los agronegocios en Nueva Zelandia.

Forma parte de todas las cadenas productivas y suele nacer dentro de las fincas, de la mirada atenta de los productores, quienes transforman grandes ideas en herramientas para impulsar su propio negocio. Estas soluciones están impulsadas por un poderoso ecosistema compuesto por investigadores, tecnólogos, universidades, emprendedores y agencias gubernamentales que apoyan la evolución de la agrotecnología, generando resultados significativos y tangibles.

Esta integración está liderada y promovida por AgriTech NZ, una agencia que brinda alternativas a los métodos agrícolas tradicionales, mientras aprovecha lo mejor que tienen, revolucionando el sector primario y creando oportunidades para maximizar la productividad y la rentabilidad.  

Los neozelandeses tienen una tradición de crear soluciones que benefician al mundo, como el proceso de carne congelada para exportación, la cerca eléctrica para manejar los rebaños en el pasto y el medidor de leche, que facilita la rutina de ordeña.

Nueva Zelandia también destaca en la mejora de varias otras soluciones relacionadas con las actividades ganaderas, especialmente haciendo que la rutina de los ganaderos sea mucho más eficiente, con un mejor uso del tiempo y los recursos, así como un mayor retorno de la productividad y la rentabilidad.

Es el caso de la automatización, que ha facilitado la vida de los neozelandeses, tanto en la producción agrícola y ganadera como la horticultura.

En las explotaciones lecheras, esta mejora pasa por la alimentación, el propio ordeño, la detección de mastitis e incluso el control de la temperatura de los animales.

En cultivos destacan el control biológico de plagas, la fertirrigación de precisión y la recolección robotizada. Además de otros segmentos que ya son característicos de la agricultura neozelandesa, como la identificación animal, los equipos de pesaje, la salud animal, el mejoramiento genético de plantas y animales y el uso eficiente del agua.

A medida que todo esto comienza a aparecer en las propiedades, teniendo en cuenta diferentes características de manejo, estructura, sistemas de producción, condiciones climáticas y geográficas, la gama de posibilidades de aplicación se vuelve muy amplia y, por lo tanto, las soluciones desarrolladas y mejoradas por los neozelandeses ya han generado y seguir generando resultados positivos en granjas de todo el mundo.

Rolar para cima